Vicente Muleiro: “La construcción política es realmente la kriptonita de los garcas” - Tucumán Noticias - Agencia de Noticias - Diario de Tucumán - Argentina

24 en línea | Año XV | 12/12/2017 | Ediciones Anteriores | Seguinos: facebook twitter youtube Versión móvil

Entrevista

Vicente Muleiro: “La construcción política es realmente la kriptonita de los garcas”

Ameno y amigable, bien dispuesto para la charla, Vicente Muleiro nos recibe y se dispone a analizar esos andariveles por donde se cruzan la literatura, el periodismo y la política. Su último libro, Los Garcas, una tipología nacional, es un ensayo que describe el ADN de un personaje que habita el pasado y el presente de la historia argentina en clave de poder, explotación y entreguismo.
109008_5284c89f10e27.jpg

Vicente Muleiro en un momento de la entrevista con Revista Link!

Por Adriana Gil | 14/11/2013 10:03

-¿Cuáles son .los caminos que ha recorrido tu escritura en estos últimos tiempos?
En los últimos tiempos he estado trabajando en tres líneas: la escritura teatral, el ensayo periodístico y la poesía, y menos, en narrativa. El punto de partida de todo para mi es la relación con la poesía a la que defino como la máxima posibilidad de expresarse a través de las palabras.


-Ese es el género que te tienta más.
Así es y me interesó muchísimo una posición de León Rozichner: ya que el psicoanálisis se apoya en mitos, inventemos otros mitos. El mito primario es la relación de la madre con el bebé, y  deriva en filosofías colaborativas y vinculares, y el padre no viene a romper esa relación sino que los hombres se esfuerzan por darle distintas etapas a esa relación y el lenguaje que corresponde al reinado de esa relación es la poesía y a mí me interesa mucho eso

.
-Por lo que leemos en tu libro Los Goliardos tu poesía transita mucho lo político ¿por qué?
Porque en la dimensión de lo político es donde se mueven los acuerdos y desacuerdos entre los hombres y la posibilidad de salir de una foto fija donde la única relación posible es la sujeción de uno hacia otro, cuando existe todo un repertorio para vincularse que no pase solamente por la explotación, y en ese sentido, la política me interesa en el día a día. Si bien formo parte de una generación para la que la política tenía un momento utópico, una especie de línea de llegada donde se solucionaba todo con la toma del poder, hoy lo veo de una manera distinta. Veo que hay que pelear en cada lugar y en cada momento por ampliar los espacios de emancipación y justicia, no como “un día en el que llegaremos a”. Como decía Keynes, a mediano plazo vamos a estar todos muertos (Risas).


-¿Por qué el interés de escribir un libro como “Los garcas, una tipología nacional”? ¿Y qué significa la palabra garca?
La palabra garca tiene dos vertientes, una es el vesre del lunfardo de la palabra cagar, del habla popular. El primer registro es de 1975, entonces esa es una vertiente “el que trapea, el que te falla, en quien depositas confianza y te traiciona” o sea que, en la vida cotidiana podes hablar de un garca en tu trabajo “mi jefe es un garca”, es una frase común. Pero además, es la apócope invertida de la palabra oligarca. Apócope es el principio que se toma de una palabra por toda la palabra, como profe por profesor. Este está al final, oligarca: garca, y creo que la gente dice muchas veces las dos cosas refiriéndose a estos personajes. Entonces historizando: es un personaje que atraviesa toda la historia argentina y que tiene ciertas características, por ejemplo la propensión a adueñarse de los bienes que son de todos y a acrecentar su acumulación con la explotación de los otros. Recordemos que América se constituye en la época de la colonia con una relación absolutamente asimétrica y fue vista como un patrimonio europeo, de ahí nace el patrimonialismo, y encima importan un esquema de la España contrarreformista  con 32 escalones sociales: hidalgos, nobles, etc.

Los que vinieron acá eran seudoaristocratas, o se inventaban la aristocracia acá. Se asienta mucho esa forma asimétrica, un historiador liberal neo marxista como Halperin Donghi dice que en las clases coloniales del Rio de la Plata había una excesiva propensión a explotar al otro como un rasgo notable. Bueno, ese modelo se va actualizando en dos siglos de vida independiente  hasta llegar a un garca de hoy como Macri, transnacionalizado, globalizado. Igual el formato espiritual del patrón tierra sigue teniendo peso y es muy grave; es otra cosa tener unas hectáreas por ahí, y aun quienes se dedican a otra cosa quieren tener algo que ver con el campo en función de ligarse a esa especie de aura que es ser dueño de la tierra.


-El garca no es solamente el patrón, el amo, planteas que la figura del garca es asumida también por quienes son ajenos a las clases privilegiadas.
Si, lo que decimos con mi hermano Hugo en el libro: es el modelo, está en la cumbre pero atraviesa todas las clases sociales, inclusive durante el peronismo el acervo temor de Eva Perón porque un descamisado se garquice, y lo dice de mil maneras, es más, dice que respeta más a un oligarca puro que a alguien de la propia tropa que se dé vuelta y traicione a los suyos.


-Como el negro esclavista.
Claro, como el sindicalista que adhiere a sus patrones, el sindicalismo amarillo traidor que hemos padecido y que todavía está flotando. El modelo está en la cumbre pero la figura atraviesa todas las clases sociales y los medios de comunicación repiten formas retoricas: “todos son corruptos, todos roban” que penetra rápidamente en sectores populares. No solo los ricachones dicen estas cosas, por eso, la importancia de la batalla cultural es la principal.


-¿Cuál es  la figura garca emblemática?
Mira, en el libro ponemos 12 personajes, nos propusimos biografiar a 12 garcas vivos y José Martínez de Hoz se muere cuando el libro estaba en imprenta. Ese es el garca emblemático porque toda su estirpe lo es, el primer José Martínez que todavía no se había agregado el “de Hoz” fue administrador de la Aduana durante las invasiones inglesas, pero del lado de los ingleses en el cabildo del 22 de mayo de 1810 vota a favor de la continuidad de Cisneros. Después José Toribio, en 1860 y pico, funda la Sociedad Rural argentina, y bueno, llegan hasta la actualidad, no?


-Para coronar el CV, el estudio de los Martínez de Hoz lleva adelante la defensa de varios de los fondos buitres que están litigando contra la Argentina.
Y claro, ellos, los Mairal, los Klein, es toda una trenza. Así que es el más emblemático porque tiene todas las condiciones: poseedor de tierras, beneficiario de la ley de enfiteusis de Rivadavia, beneficiado por su aporte a la Campaña del desierto con miles de hectáreas. Después se transnacionaliza, se mete en el mundo industrial, presidente de muchas compañías, adhiere a EEUU de manera subordinada -que es una de las características del garca- por eso, cuando dicen que “el país está aislado” hay que escuchar “queremos una relación subordinada con la potencia de turno”. Macri lo dice día por medio, no está diciendo que un país tiene que tener relaciones libres, múltiples y por lo tanto conflictos. Cuando Argentina se pelea por algo, el diario La Nación se pone a chillar: Argentina tiene que portarse bien y conformarse de manera subordinada a los planes tipo Consenso de Washington, como se acomodó el menemismo, por ejemplo.


-En ese sentido, ¿el colonialismo ha moldeado países garcas?
El colonialismo está en una estructura que se repite en el siglo XIX y gran parte del siglo XX. El colonialismo implicaba una relación de sujeción hasta que fue organizada políticamente pero después, ese esquema se traslada primero con España, después con Inglaterra, después con EEUU. Así que los poderes facticos quieren eso, hoy que el poder no está sólo concentrado en el Estado, y eso se lo puede visualizar bien, ¿no? La importancia de gobierno paralelo que tienen los poderes facticos sigue pidiendo esa relación subordinada.


-Y la batalla cultural ¿cómo viene a quebrar el accionar del garca? ¿Cómo se construye una contracultura del garca?
Pienso que hay distintos niveles, que desde la lucha política fundamentalmente, y desde la producción cultural. Dando batallas por el sentido, como se las está dando en el terreno de la historia, reubicando a cada personaje en su rol para terror de quienes manejaron las academias y las historias oficiales. Rescatar hoy la figura de Dorrego como hizo Hernán Brienza, o ver quien era Monteagudo…enterarse qué hizo Rivadavia con San Martin
-Lo que anda haciendo Osvaldo Bayer con Roca, por ejemplo.


(Risas) ¡Claro! Son batallas que se dan en el terreno de la historia, después en la interpretación de los hechos de todos los días ¿no? Hay centenares de políticos que no dijeron nada con lo que le paso a Evo Morales, que estuvo secuestrado en Europa. Hay que salir a decir, hay que pelear. En este momento lo que pasa es que la hegemonía mediática está en manos de esos poderes facticos de los que hablábamos, y el poder judicial, que es el poder más garca de los tres poderes de la Argentina, se ha trasformado en una patria cautelar que frena las leyes que permitirían democratizar la circulación de la palabra, que es clave para la batalla cultural.


-¿Cómo es tu relación con el periodismo? ¿Consideras que hay mitos a derribar acerca del ejercicio de la profesión que ya no se puede seguir sosteniendo?
Absolutamente, considero que el mito de la objetividad es un mito (risas) absoluto. Hay algo de lo que hablaba Rodolfo Walsh, que es la presencia del dato puro, por ejemplo cuando hace ¿Quién mató a Rosendo? dice: “la bala sale de la mesa que estaba al fondo a la izquierda, toma esta dirección en tantos grados, tatata entonces, fue disparada por tal”. Si eso en los informes periciales esta constatado y te acerca a la verdad, lo que pasó con la muerte de Ferreira, poder averiguar, con los datos, quiénes son los autores; no mentir en ese terreno me parece importante pero después la lucha es política. Al hacer una página en un diario, al elegir qué noticia va primero, cuál  segunda, si la pones en una página par, en una impar, estas a cada rato tomando decisiones que tienen que ver con organizarle al otro la lectura de la realidad así que, por supuesto, que eso lo hace desde un lugar interesado.


-La academia sigue considerando al periodismo como cuarto poder, que tiene que estar independizado para controlar al poder. ¿Cómo se le dice a un joven egresado que la honestidad del periodista no pasa por eso?
Cada medio tiene su línea editorial y un periodista sabe a qué medio va. En Clarín estuve en política siete años en el suplemento zona,  y después fui editor de Ñ hasta que me fui, y uno sabia…Lo que pasa, y eso se lo puede comprobar, que hay una especie de ética personal  que se nota en eso, y bueno, en qué momento termina la prudencia y empieza la cobardía ¿no? Yo tengo compañeros que todavía están en Clarín, sobre todo después de 2008 que se pone tan toxico, compañeros que puedo entender por qué siguieron ahí, tienen situaciones familiares o querían seguir circulando públicamente. Y no los vi firmar solicitadas infames que la empresa les pidió a sus empleados, se pusieron a salvo corriendo sus riesgos, son situaciones que se presentan.


-¿Consideras que esta relación medios de comunicación y poder factico continua invisibilizada para la sociedad?
Creo que está cada vez más visibilizada, que se sabe más ahora, es menos neblinosa que en otras épocas. Están tan claras las posiciones de tantas cadenas de medios ante tantos sucesos, cómo los tratan, no es difícil relacionar de dónde vienen esos intereses, y los medios no representan sólo a las familias dueñas de ese medio, sino a una red de intereses que los rodean sobre los que influyen, a los que financian para que puedan difundir su ideología y el statu quo ¿no?


-La concepción de la libertad de expresión de los medios dominantes no admite que el gobierno pueda tener una política de comunicación sin considerarla un avasallamiento de esa libertad.
Claro, se quejan de los medios públicos pero nos encontramos con realidades muy contradictorias, hay una realidad electoral que dice que un 54% apoyó un determinado proyecto y no tienen representación mediática, entonces ¿por qué un proyecto político no va a tener posibilidades de manejar su propia política de difusión  si nadie se ocupa por dar cuenta de la gestión? Al contrario, se ocupan para transgredirla, para mentir, como van a empezar a mentir con las encuestas a ver si posicionan mejor a uno que a otro. Lo hacen desde una supuesta frialdad pero se han puesto tan nerviosos en estos años que se les nota, Claro, uno dice Joaquín Morales Solá, Ricardo Kirschbaum pero en ese diario ¿qué puede ser objetivo? si están claramente alineados con un modelo de país agro financiero, conservador, retrógrado en la vida moral y pública. Se nota clarísimo algo funcional a patrones de acumulación concentrados.


-Y el lenguaje ¿cómo juega en la batalla cultural y en la proyección de estas ideologías?
El lenguaje creo que juega de manera permanente. Yo he encontrado  en Radio Nacional gente que estaba apoyando o no, no es necesario apoyar el proyecto para estar en una radio del Estado pero que repetían “cuando entre el matrimonio presidencial” (risas) ¡Muchachos, dejen que eso lo diga el adversario, no lo digamos nosotros! Hay montones de figuras donde el lenguaje trafica una manera de ver el mundo y se pueden precisar ciertas cosas, el jefe de gobierno en la ciudad de Buenos Aires está procesado por escuchas ilegales, entonces, ¿por qué no decir cuando se lo menciona “el procesado jefe de gobierno”. Si hubiera sido alguien del gobierno nacional Clarín y La Nación lo dirían a cada rato, así que fíjate el papel que tiene el lenguaje y el sentido con que cada palabra se carga de ideología. Es fundamental  estar alerta a las maneras en que se usa el lenguaje para corregirlo, para quienes trabajan con la niñez no es lo mismo decir “chico en situación de calle” que “chico de la calle” porque lo congela en una foto fija que lo estigmatiza, situación de calle es producto de una realidad social. Todo el tiempo el lenguaje esta haciendo eso  y sirve para comprender mejor la situación, por eso hay que estar atentos a eso.


-¿Cuál es tu opinión sobre el momento histórico que está viviendo Argentina y América Latina y cuáles crees que son las amenazas?
América Latina esta atravesando un momento muy interesante, como decían los chinos “cuídate de tener una vida interesante” porque es un quilombo pero está claro que hay gobiernos democráticos, con otros patrones de distribución, con ampliación de derechos. Gobiernos como los de Argentina, Brasil, Ecuador, Uruguay, encima haciendo aquello que pedía nuestro amigo Monteagudo con una gran visión en la primera década de vida independiente: “si no trabajamos de manera conjunta nos van a balcanizar”. El trata de hacer el primer congreso panamericano con Bolívar que fracasa. ¿Y qué paso? Nos balcanizaron. En este momento se está dando una pelea para compartir intereses, tener poder político como bloque de naciones,  enriquecer el intercambio material y cultural entre los países y eso es muy esperanzador. Lo que no podemos de ninguna manera es tener una especie de optimismo tonto porque han trabajado y siguen trabajando para desarmar eso. Así que, como decía Fernández Retamar “somos hombres de transición y quizás solo los muertos no lo sean” (risas), nos toca vivir esa tensión y ojala que esté atravesada por la construcción política que me parece que es realmente la kriptonita de los garcas. (Risas)


Vicente Muleiro

Vicente Muleiro escritor, poeta y periodista. Entre sus novelas están: Quedarse con la dama (1994) Sangre de cualquier grupo (1996), Cuando vayas a decir que soy un tonto (2004, finalista del premio Planeta 2003) y La balada del asador (2006). En coautoría con María Seoane. El dictador: la vida secreta y pública de Jorge Rafael Videla (2001) y es autor de 1976/El golpe civil (2011). Además de libros para chicos, compilaciones y prólogos, como poeta publicó Para alguien en el mundo estamos lejos (1978), Boleros (1982), Pimienta negra (1990), El árbol de los huérfanos (2000), Milongas de modo tal (2003), Ondulaciones (2009) y Los goliardos (2012). En periodismo trabajó en los diarios Sur Argentino, Crónica y Clarín, y en el semanario El Periodista. Fue editor de la revista cultural Ñ. Actualmente es subdirector de Radio Nacional, donde conduce el programa Vía libro.




© Tucumán Noticias. Según Art.28 de Ley 11.723 "Las noticias de interés general podrán ser utilizadas, transmitidas o retransmitidas; pero cuando se publiquen en su versión original será necesario expresar la fuente de ellas". En consecuencia, Tucumán Noticias no se hará responsable de la información publicada, cuando se cite la Fuente de la misma.

Comentarios

Esta nota aun no tiene comentarios

Publica el tuyo:













banner
banner

12/12/2017 | BLOGS

Café Tucumano

| Blog de Santiago Cuello
santiago

Planetario

| Blog de Miguel Cuello
miguel

Cotizaciones


Dolar ${dolar_c} | ${dolar_v}
Euro ${euro_c} | ${euro_v}
Real ${real_c} | ${real_v}

mobile
Secciones:

Tucumán | Actualidad | Argentina | Policiales | Deportes
Economia | Mundo


Noticias en las redes sociales

facebook Seguinos en Facebook - twitter Seguinos en Twitter - youtube Seguinos en Youtube
rss Nuesta web soporta - favoritos Agregar a Favoritos
tuc noticias
tucuman noticias
© Febrero de 2002
Todos los derechos reservados.
Director: Miguel A. Cuello (h)
tuc noticias
diseño web